lunes, 22 de julio de 2024

 Domingo 21 de julio de 2024

Cuaderno de bitácora: séptimo día de Pitucampa.

 

CONVIVIENDO CON LA TRANQUILIDAD DEL PITUCAMPA

SIN NOTICIAS DE GARGAMEL…

 

 


 

La vetusta aldea dormía la siesta…

Arropada bajo del mágico manto protector de pitucocis y pituintendentes, se mantenía tranquila y a salvo de las malévolas intenciones de nuestro gran enemigo, Gargamel. Ni el olfato infalible del gran rastreador Azrael, pudo descubrirla.

 

Pero pronto cesaría esa, hasta entonces, imperturbable calma, nuestrxs naranjas y amarillxs compañerxs, llegaron el sábado al atardecer, rendidos de cansancio, pero con innumerables historias y paisajes en sus ojos (y columpios, dicho sea de paso).

 

Por la mañana, se levantaron habiendo descansado como nunca lo habían hecho hasta entonces, tras días de infinitas aventuras en un viaje en el que recorrieron toda la comarca. Después de días sin verse, pitucastores y pitulobatos volvieron a reencontrarse. Sus alegres voces volvieron a llenar la aldea y esta volvió a llenarse de colores naranjas y amarillos bajo la atenta mirada de sus pitukraletes, esforzadas y silenciosas criaturas que, cuál ángel protector, vigilan expectantes a todos y a todas…

 

Como forma de celebrar este reencuentro, los kraletes, les prepararon multitud de actividades para compartir y volver a rellenar ese huequito que les había quedado tras la separación, y lo hicieron con el DÍA DE CASTORBATOS. Ya sabéis, juntos y también revueltos.

 



 

Pero dejemos aquí, tranquilos y a la vez llenos de actividad, a pitucastores y pitulobatos para acercarnos a las agitadas vidas de nuestro queridos y queridas PITUPÍXS.

 

Como sabéis, iniciaron con fuerza la RAID, a nadie le faltó sustento, aunque sí alojamiento. Pero ante la adversidad, volvieron a hacer gala de compañerismo quedándose juntos a dormir al calor de los muros parroquiales.

 

Pero, un momento… ¡qué leo aquí!, en este domingo 21 de junio de 2024 no corrieron todos la misma suerte, hubo afortunados y afortunadas que lograron ser acogidos. Eso sí, tuvieron que ganarse el sustento y el alojamiento con el sudor de frente, como jornaleras y jornaleros, tal cual indica el manual de la RAID.

Abajo en la foto podéis ver cómo son transportados en un vehículo todoterreno a los extensos viñedos de un rico terrateniente.

 



 

En cambio, otro grupillo fue alojado, directamente, en la casa del terrateniente, sin que conste en el cuaderno de bitácora que mediara ningún tipo de intercambio que sirviera de pago a tamaña… casa con césped y piscina… Ejjj, en fin… No tengo palabras...

 



 

Observen ustedes y comparen las caras de las personas que se ganan el pan y el alojamiento con el sudor de su frente y observen la ligereza de la expresión, la gracilidad de las poses de las personas Pitupías, apostadas al lado de la piscina… ¿Se llegó a saber en algún momento como lo lograron? Es posible, pero en los cuadernos que manejo en estos momentos, no se dice nada…

 

Bueno, que no todo fueron sin sabores para nuestro grupito jornalero, abajo podéis ver cómo tuvieron su merecido y refrescante descanso al lado de una refrescante cascada de aguas cristalinas.

 


 

Y otros dos grupitos, uno descansando felices en una terracita y el otro con un plato de macarrones y un bebercio de cola. Parece que no pasaron hambre.

 


 

Y ahora es el momento de hablar de los SÚPER PITURANGER a los que podemos ver, en las fotos de abajo, como pasaron hambre y estuvieron aburridos todo el día, tal y como manda la tradición. Haciendo cosas aburridísimas, jugando con unas cartas construidas por ellos, construyendo de edificios y lo creemos que es un horno dónde parece que han horneado un muffing a compartir (esperemos) entre las cuatro de la foto o más, mostrando grandes dotes para la supervivencia.






 

Y por fin nos llegan noticias de PITURRUTAS. De vuelta al pitucampa, después de estar perdidos por esas montañas, saltando de ibón a ibón, cumbreando tresmiles, asaltando paisajes y dejando marcadas sus retinas con la majestuosidad de estos parajes.

Después de todo esto, ya en el pitucampa, ayudaron en las diversas tareas del campamento y finalmente elevaron el mástil que corona el campamento.

 

SINTIENDOLO MUCHO, HAY UN RETRASO EN EL ENVÍO DE LAS FOTOS DEL MÁSTIL. SOSPECHAMOS QUE UNA INCURSIÓN DE SECUACES DE GARGAMEL ESTÁ DETRÁS DE ESTE RETRASO.

 

En breve, podremos contaros cómo volvieron todos, sanos y salvos a la pitualdea, con un montón de historias entrañables que contarse.

 

Y volvemos con pitucastores y pitulobatos, disfrutando para ellos solos de la tranquilidad del pitucampa en el día del CASTORBATO.

Juntos trabajaron para mejorar sus habilidades artísticas. Cómo auténticas estrellas televisivas practicaron el baile, la voz, el maquillaje y la interpretación. Y por la tarde realizaron una pequeña actividad sobre la diversidad funcional y la importancia de integración a todas las personas sean cuales sean sus capacidades.

 






 

Y finalizamos el relato de hoy imaginando a los pitulobatos trabajando arduamente entretejiendo con cartulinas, pinturas e hilos, atrapasueños que regalar a su amigo o amiga invisible. Mientras, pitucastores cogerán los atrapasueños del celaje de la noche para entretejer sus propios sueños en una velada de estrellas…

 

Dulces sueños…

 







domingo, 21 de julio de 2024

 Sábado 20 de julio de 2024

Cuaderno de bitácora: sexto día de Pitucampa

UN ÚLTIMO ESFUERZO SIGUE VALIENDO LA PENA

Hoy, la aldea amanece pero de una manera muy diferente,  puesto que no hay pitucastores, pitulobatxs, piturangers, pitupios ni piturutas, las cocis e intendentes disfrutan de una mañana tranquila sabiendo que en unas horas volveran algunas setas a tener a sus habitantes y ellas han estado toda la noche protegiéndonos de Gargamel.

Como toda historia, debe tener un comienzo, comenzamos con las pitucastores, hoy han amanecido lejos de su seta y tenían que poner rumbo al campa para ello: ¡hoy han terminado la marcha! Han ido de Yosa a Aso de Sobremonte, y aunque estaban bastante cansados finalmente han llegado a Aso... y como todo esfuerzo tiene su recompensa han encontrado otro parque. Consejito de pitucastor: si necesitas un parque, ponte en contacto con ellas, porque siempre acaban encontrando un parque donde jugar y divertirse después de un duro día. Después de demostrar que solo estaban cansados para andar, han hecho una gymkhana de fotos por el pueblo, donde se han encontrado con la pitucasa  y el pitupilón y finalmente han disfrutado de la comida ya en el campa. Por la tarde se han puesto al día con su higiene corporal...









Esta historia debe continuar y es por ello, que las pitulobatos, hoy han vuelto al campa. Ha sido una ruta un poco durilla, con mucho sol y mucho calor. Pero, pese a esas condiciones, han tenido la fortuna de su mano y aplausos para las intendentes que les han subido los macutos al campa. Han disfrutado de la comida en el campa y, tras una buena ducha (muy necesaria tras 3 días de calor), han creado sus propias mascotas de chía  y han disfrutado de su gran seta. Para completar la jornada han sacado una linterna y sus cualidades de escondite para jugar a un stalking.

Las rangers, se han sentido una miembro más del capitolio por lo que han tenido que luchar por conseguir su comida y demostrar sus habilidades de supervivencia: construyendo un refugio para aguantar esta ola de calor, de calor de verano, y algunas han descubierto que la felicidad está en un bote de conservas...




Las pitupios han empezado el raid y algunas han tenido la suerte de disfrutar de un buen almuerzo con toque de la bella Italia y otros se quieren y necesitan tanto que se han juntado para pasar la noche porque en un pueblo no había donde dormir y duermen juntas pero no revueltas en una casa parroquial... y otros han compartido espacio con el personaje más famoso creado por Hergé, recreando a la pitufamilia de Santa Justa.








Por último, y por ello no menos importante, nos llega un breve comunicado de las piturutas... estamos bien, gracias. 

Hasta aquí el cuaderno de bitácora de hoy, acompañado de un consejo: recordad que si veis la luna, es la misma luna que ve nuestro pitugrupo en las grandes montañas aragonesas.

 

 

sábado, 20 de julio de 2024

 Viernes 19 de julio de 2024

Cuaderno de bitácora: quinto día de Pitucampa

UN ÚLTIMO ESFUERZO


Y después de pasar la noche en manos de Morfeo fuera de la aldea, todas las piturramas han continuado con su inspección del terreno recorriendo paisajes maravillosos entre bosques, ríos y montañas.

Los PITUCASTORES han salido de Biescas en dirección una vez más a Yosa de Sobremonte. Las dificultades del terreno y el cansancio acumulado han hecho que la marcha haya sido un poco complicada, pero finalmente han logrado su objetivo y han conseguido llegar al pueblo.  En cuanto vieron el río, un impulso que no se sabe de dónde vino les hizo quitarse las botas y meter los pies en el agua provocando un reconfortante efecto tras tantas horas de caminata.

Al final todo ha merecido la pena. ¡¡¡Démosles un fuerte aplauso!!!.

Por la tarde, cumpliendo con el plan establecido, han hecho la primera llamada a sus familias para contarles sus pituaventuras y así recibir el apoyo y la ayuda necesaria para continuar con su importante labor.

Esta noche dormirán en Yosa y mañana realizarán el camino de vuelta a la aldea pitufa.



Los PITULOBATOS han dejado los macutos en una de las iglesias de Biescas y han emprendido el camino hacia el dolmen de Santa Elena, 4,5 kilómetros recorridos entre altas y verdes montañas que dibujaban un paisaje espectacular. Tras varias horas de caminata al fin llegaron.


Por el camino les llegaron las noticias por parte de los pitupios, de la existencia de unas maravillosas y cristalinas pozas dónde poder bañarse y decidieron emprender el camino en su búsqueda, pero no hubo suerte y no pudieron encontrarlas, ya que se hizo bastante tarde y no dio tiempo a bajar.

A pesar de todo, están muy animados y a la vez asustados de volver al campa.

¿Qué les deparará el futuro en Aso de Sobremonte?

¿Le gustará al resto del grupo la versión de "rojitas las orejas" que han compuesto?







Los PITURANGERS continuaron su marcha de regreso a la aldea atravesando montes, ríos y escarpados parajes. Hasta dos veces se tuvieron que esconder entre los matorrales porque les pareció ver a lo lejos a Gargamel con su gato Azrael. Llegaron al punto de encuentro dónde un autocar les esperaba para llevarles de vuelta a la aldea.






Pero, cuando llegaron a la aldea, una desconocida fuerza los alzó del suelo y levitando los llevó hasta su su siguiente destino:

La Super….


Y por la noche les espera una bonita actividad cuyo nombre viene al pelo y esperemos que sea solo por la escasez de comida:

Pero de eso ya hablaremos en próximas jornadas.

Los PITUPIOS salieron del refugio dónde habían pasado la noche y se encaminaron hacia la aldea, no sin antes darse un magnífico y refrescante baño en unas fantásticas pozas que encontraron a su paso.



Después de enviar una paloma mensajera a los pitulobatos para darles noticias de las pozas mágicas, continuaron su camino hacia la aldea. Mañana iniciarán la bonita actividad de recorrer los pueblos de la zona para con su esfuerzo y simpatía conseguir alimento y un techo dónde pasar la noche:

La Raid....

No confundir con:


Por su parte los PITURUTAS, también hicieron una última inspección por la zona y han regresado a la aldea, dónde han saludado con efusión a los pituintendentes y pitucocineros que se habían quedado cuidando del pitucampa.


Pero nada más llegar han preparado de nuevo sus macutos para iniciar su propia raid.


Una vez más, la aldea se ha quedado semi desierta a la espera de que mañana regresen los pitucastores y pitulobatos. 

Buena luna….